sábado, 24 de noviembre de 2012

Alfonsina Storni

Hoy, el cielo llora tu partida. El gigante azul de mil cabezas devora tu alma sin perder su pasividad. Y en un repentino oleaje nos regresa tu poesía. ¡Oh! Alfonsina, letras ahogadas nos has dejado, el aire reprocha tu ausencia. El sol albiceleste, se esconde tras una franja negra, para no mirar hacia abajo, y ver al mar, que tu cuerpo corrompe. Las horas argentinas han pasado, mientras lloramos tu partida. Ante esa, tu fatalidad. Tu acuosa tumba, tumba, tumba...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada