jueves, 10 de enero de 2013

Modestía aparte

Por el mundo recorrió la noticia de aquel que iba de pueblo en pueblo regalando su sabiduría. Cada que terminaba decía sus descubrimientos sobre la condición humana “la perfección no existe” dicho esto daba media vuelta y retomaba el camino que lo llevaría a otro pueblo donde compartir sus experiencias. Cierto día llego al pueblo donde habitaba yo con mis padres, presuroso salí a su encuentro, lo encontré cuando daba las últimas palabras de su actuación “La perfección no existe” entonces dio la media vuelta y en cuanto me vio, cayo muerto!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada