viernes, 28 de diciembre de 2012

El asesino

Con el cuchillo en la mano entró al pequeño cuarto -No es necesario que te escondas- grito iracundo. De pronto escucho unos ruidos en el viejo ropero, volteo con sonrisa vencedora, y se acerco lentamente al ropero, lo abrió de golpe y de frente solo se encontró con la ropa perfectamente colgada; los trajes, las camisas y las corbatas, con la punta del cuchillo movió la ropa para mirar detrás de ella, no había nada. -Maldita, te encontrare y terminare contigo- Vencido regreso a su habitación, dejó el cuchillo a un costado de su cama mientras que aún escuchaba en el cuarto de a lado como su roedor visitante corría por todo el lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada