sábado, 29 de diciembre de 2012

Hora de dormir

Juan la ve a ella. María lo ve a él. Se reconocen enseguida. Sonríen. Corren con la ilusión de fundirse en un abrazo. Y cuando estaban listos para amarse toda la eternidad... El escritor cerró el cuaderno, era hora de dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada